Contaminación Electromagnética

 


EL AIRE QUE RESPIRAMOS: Generalmente olvidamos que el aire que nos rodea, influye en nuestro estado de ánimo, en nuestra salud y puede afectar enormemente nuestro campo áurico. Muchas personas que son escrupulosas con los alimentos que comen y el agua que beben, no se paran a pensar en el aire que respiran. El aire es una parte tan intrínseca de nuestra condición terrestre, que a menudo nos olvidamos de que vivimos inmersos en un océano de aire. El problema no es únicamente que los gases de la ciudad contaminen el aire que respiramos, además, los espacios vitales del hombre pueden contener contaminantes que han sido transportados por el aire. Estos pueden ser: El formaldehído y otros vapores aldehídicos procedentes de la madera contrachapada, de los tableros hechos de partículas de madera e incluso de muebles viejos rellenos de espuma; el gas radón procedente del hormigón, de los ladrillos y del suelo; las sustancias que liberan las estufas, tales como el monóxido de carbono y el dióxido de nitrógeno; el humo del tabaco, que contiene muchos agentes contaminantes.

En resumen, los contaminantes están dejando sin vida el aire que usted respira. Y también están despojando el aire de un componente natural curativo: el ion.

El aire, como toda la materia, esta compuesto de moléculas. Cada molécula tiene un núcleo formado por protones de carga positiva rodeado de electrones de carga negativa. La naturaleza trata de conseguir un equilibrio entre los electrones y los protones. Un electrón (negativo) se elimina fácilmente a causa de la contaminación. Cuando se produce dicho desequilibrio, se forma un ion positivo (este es uno de esos casos en que la palabra positivo no significa algo bueno). Los iones positivos abundan en el aire contaminado y se originan por fricción, lo cual suele trastornar los iones negativos. El equilibrio de iones es muy importante, hasta tal punto que sin éstos, no sobreviviríamos. Científicos de muchos países han demostrado que la alteración del equilibrio natural de iones, es perjudicial para el bienestar físico y emocional de los seres humanos. Un grupo de investigadores Israelíes expusieron varias bacterias, entre ellas estafilococos, estreptococos y cándida a una atmósfera de iones negativos, y el número de microbios disminuyó en un cincuenta por ciento en seis horas y un setenta por ciento en veinte y cuatro horas, demostrando que la ionización negativa sirve para controlar la enfermedad.

Algunos de los síntomas físicos más comunes propios de los entornos recargados de iones positivos son:

*Se siente excepcionalmente cansada y soñolienta.
*Le cuesta levantarse por las mañanas.
*Al despertarse se siente agotada y con la cabeza pesada.
*A mediodía empieza a bostezar y tiene que dormir una siesta
*Esta deprimida.
*Esta tensa e irritable
*A menudo tiene dolor de cabeza, fiebre del heno, alergias.
*Siente como si le costara respirar.

Los entornos naturales ricos en iones negativos se encuentran junto al mar, en los bosques de pino, cerca de las cascadas y cuando se produce una tormenta con relámpagos. Basta con ponerse junto a una cascada para notar la influencia que los iones negativos ejercen sobre nuestro estado de ánimo. Un entorno rico en iones negativos por regla general hará que la persona se sienta relajada pero a la vez eufórica, por eso no hay nada mejor que dormir un fin de semana en el campo o en la costa, para sentirse renovada, con energías para varios días.

Artefactos que emiten ondas electromagnéticas:
-mantas eléctricas
-radio despertadores y relojes eléctricos
-teléfonos de planta fija y celulares
-enchufes y cables de la instalación eléctrica
-computadores, televisores, fax
-tubos fluorescentes
-hornos microondas, refrigeradores, lavadoras, aparatos de ventilación, jigüeras y todos los artefactos eléctricos que se han inventado para la comodidad del ser humano.

Todos estos aparatos emiten ondas electromagnéticas nos van dañando lenta y silenciosamente, especialmente cuando estamos dormidos, es por eso que han aparecido tantas nuevas Enfermedades que la medicina no sabe como tratar. Cuando nuestro cuerpo entra en contacto con un campo electromagnético externo muy intenso, éste afecta los componentes más débiles de nuestros campos energéticos físicos internos. Desde el punto de vista espiritual, los efectos pueden ser devastadores, porque nuestros campos energéticos etéreos son especialmente susceptibles a la energía electromagnética. En un sentido puramente físico, este fenómeno puede afectar nuestra visión, nuestro oído, nuestras emociones y nuestro sistema inmunológico. Un estudio hecho en Suecia con niños a los que se expuso a niveles de campos electromagnéticos elevados, reveló que sus probabilidades de contraer cáncer eran dos veces mayores de lo normal.

A lo mejor en el mercado podríamos encontrar muchos aparatos que afirman neutralizar los campos electromagnéticos, a mi no me convencen. La única forma real de reducir esta contaminación es eliminar los tubos fluorescentes, el horno microondas, (tal vez se podría usar mas el horno a gas) restringir el uso de los aparatos electrodomésticos (recordemos que antes no existían y las personas vivían más sanas) Y lo otro sería no acercarse a la fuente de los campos eléctricos. Los riesgos son mucho mayores cerca de los aparatos eléctricos, que lejos de ellos... Se está más seguro a tres metros del televisor que a tan sólo un metro, y es preferible no dejar el despertador electrónico digital justo al lado de su cabeza. Otra contaminación la encontramos en los materiales decorativos, ya que investigaciones médicas han demostrado que pueden causar dificultades respiratorias y las muertes súbitas de bebes susceptibles a ello, por eso se debe tener mucho cuidado, al pintar la habitación de un bebé no se puede usar hasta que haya desaparecido por completo el olor a pintura. Los materiales decorativos deben estar fabricados con productos naturales y lo ideal sería que la ropa de cama también sea de fibra natural. Mientras le salen los dientecitos al bebé, procurar que l os juguetes que se pueda llevar a la boca, cumplan con las normas de seguridad y que la pintura no contenga plomo.

Para que se pueda comparar la saturación de iones en la naturaleza y en las zonas industriales a continuación veremos una tabla comparativa:

Generadores de iones natural Iones por centímetro cúbico
   
Relámpagos…............................................................ 100.000.000
Fuego......................................................................... 100.000
Cascadas................................................................... 25.000
Olaje del Océano....................................................... 5.000
Bosques de Montaña................................................. 4.000
Campo...................................................................... 2.000

Emplazamiento Iones por centímetro cúbico
   
Ciudades - Al Aire Libre.......................................... 0 - 500
Casa u Oficina (sin tabaco, sin aire
Acondicionado, ni calefacción)................................
250 - 500
Casa u Oficina (con tabaco, aire acondicionado o calefacción)... 0 - 200

También se ha descubierto que las descargas emocionales de las personas pueden modificar el equilibrio iónico de un lugar. Seguro que ha oído alguna vez la expresión "el ambiente estaba cargado" referida a la atmósfera de una habitación después de una discusión, y esto es por que las personas emiten literalmente una "carga" de iones positivos cuando se enojan, entonces veremos como limpiar la contaminación. Existen varios métodos naturales para generar iones negativos en su casa (aunque no en la proporción que puede obtener con un generador de iones negativos). Los Helechos son excelentes generadores de iones negativos, si se llegan a marchitar por el exceso de iones positivos, deben ser reemplazados. Otro método para generar un entorno de iones negativos consiste en rociar la habitación con un atomizador con agua, y mejor si es agua de vertiente.

Haga que la magia del espíritu del aire impregne su casa: Abra una ventana o una puerta y pida a los Espíritus del aire que entren. Aunque este todo en calma, sin viento, es posible que sienta una brisa casi palpable cuando Los espíritus del aire penetren majestuosamente dentro de su casa. También puede atraerlos colocando veletas, molinos de viento o móviles de campanillas en la parte exterior, a ellos les gustan estos objetos y se comunicarán con usted a través de ellos.


Inicio

Imprime este artículo